La rutina agitada en que vivimos diariamente muchas veces no nos ayuda para controlar nuestro enojo y nos lleva a tener una actitud negativa y explotar de ira o enojarnos por cosas que escapan de nuestro control.

Hay momentos en que nuestra reacción es enfurecernos ante situaciones que parecen muy sencillas, pero esto es una consecuencia de muchas otras situaciones o sentimientos que llevamos reprimiendo y nos llevan a estallar.

La paciencia, la tolerancia y el tiempo son los que nos van enseñando sobre la marcha que se puede encontrar solución a la mayoría de nuestros problemas.

Qué es el enojo

Quiero citar la definición de significados.com donde nos define el enojo como un sentimiento desagradable cuando nos sentimos atropellados. Alguna vez alguien me dijo que el enojo era medio para liberar sentimientos oprimidos y desahogar molestias y frustraciones; sólo que este medio de liberar tus emociones puede llegar a causarte daño y no es el más adecuado.

La ley del 90/10

Seguramente has escuchado en algún momento esta ley, donde el 10% depende de los acontencimientos que suceden en nuestras vidas, pero el otro 90% depende de la forma en que nosotros reaccionamos. Para ese 10% que sucede no tenemos manera de controlarlo, pero si depende de nosotros como reaccionar ante cada situación.

Si tu respuesta o reacción es el enojo, entonces el resto de los acontecimientos que se dén son en respuesta a esta reacción y todos los acontecimientos que se desecadenen.

Aprender a no reaccionar de forma volátil y, pensar antes de actuar o responder

Consejos para controlar el enojo

Es imposible decir que nunca te vas a enojar, o que estos consejos evitarás que lo hagas, sin embargo realmente te van a ayudar a controlar el enojo y mejorar tu calidad de vida.

1. Relajación

Busca formas de liberar la ira que te puede causar determinada situación. Puedes practicar alguna técnica de relajación que te ayude a calmarte poco a poco.

También te recomiendo realizar alguna actividad que disfrutes y te pueda sacar de ese estado de enojo o aminorarlo.

  • Escucha música
  • Haz ejercicios
  • Toma un baño
  • Busca la forma de distraer tus pensamientos y sentimientos del tema que te molesta (mira televisión, lee un libro o revista, juega algun video juego, completa un crucigrama, etc)
  • Habla con alguien, liberar y desahogar tus sentimientos y emociones es de gran ayuda
  • Dibuja o pinta

2. Resolución de problemas

Seamos realistas, del 10% de cosas que suceden en nuestra vida y no podemos controlar, pueden causar nuestra ira o enojo con justa razón. Enojarse es una emoción normal del ser humano, pero debemos buscar la forma de canalizar y controlar esta emoción.

Hay problemas o situaciones más fáciles de resolver que otras. Para estos casos, busca la manera de ver la situación desde varias perspectivas.

Por ejemplo, si diariamente cuando vás camino al trabajo el tráfico y el sonido de las bocinas de los autos es algo que te estresa y te enoja; entonces evalua cambiar la ruta de tu casa al trabajo, sal más temprano de casa para evitar la mayor cantidad de tráfico posible, evalua usar transporte público y usar audífonos mientras vas en el camino para mantenerte alejado de ese ruido.

La idea es buscar o elaborar un plan que te lleve a disminuir tu enojo causado por esa razón en particular. Si ya es de tu conocimiento que algo inevitablemente te enfada, desarrolla esas estrategias que te ayuden a resolver esa molestia, aunque no se de forma inmediata, pero que veas avances en el proceso.

3. Evita las situaciones que te hacen enojar

Si ver las noticias de la mañana te llena de ira por ver la corrupción que hay en tu país, entonces evita ver las noticias en la mañana cuando apenas empiezas el día.

Es posible que en tu familia tu pareja no sacó la basura o tus hijos no limpiaron su recámara. Comprende que ya no es posible cambiar algo que ya pasó. Trata de mantenerte calmado y cuando sientas que estas controlado, recuerda a los demás las tareas que deben hacer.

Nunca uses la ira o el enojo para lograr algo que quieres, no seas un ogro en tu familia que infunde el miedo para que las cosas se hagan a tu manera.

Yo siempre he dicho, para pelear se necesitan 2; en caso de que estes en una situación tensa donde la otra persona esté enojada, es mejor dar la vuelta y decir que hablarán después que estén mas calmados a tener una conversación que quizás termine en una pelea.

4. Si tu rutina tiene problemas, cámbiala

Generalmente cuando llegamos tarde del trabajo, después de un día pesado; muchos optan por contar a su pareja todo lo que les paso en el día, muchas veces son sólo situaciones malas; que de recordarlas te vuelven a enojar.

Evita hablar de las cosas malas con tu pareja apenas lleguen, y más aun si son de temas que puede causar discusiones.

Otro aspecto muy común es que te llevas los problemas de la calle a la casa. Deja el trabajo en el trabajo; si es poco tiempo el que pasas con tu familia aprovechalo al máximo. 

Busca actividades para compartir y pasar tiempo juntos como familia. Al día siguiente vuelve a enfrentar lo que dejaste en el trabajo, pero no lleves tu enojo a tu casa.

5. Aprende a aceptar los defectos de los demás

Si vas por la carretera y delante de tí va un auto a 20 km/h, puede que tu primera reacción sea tocar la bocina para que esa persona acelere, gritar desde tu auto o rebasarlo en la primera oportunidad.

Ponte en el lugar de esa persona, quizás es alguien que aprende a conducir, es una persona de mucha edad que no puede ir más rápido o quizás el auto está descompuesto.

Si nos cuesta cambiar algunas cosa en nosotros mismo, cambiarlas en otras personas puede ser aún más dificil. Busca la forma de ir aceptando los defectos propios y los de otros, de esta manera te vuelves un poco más tolerante y tendrás otra herramienta para controlar el enojo.

6. Busca cosas que te alegren

A veces estas enojado, pero al ver una situación graciosa no puedes evitar sonreir. Este era mi secreto para quitarme de encima el enojo que tenía en determinado momento.

Tenía un meme o un video gracioso en mi teléfono guardado en mis favoritos y siempre que los veía no paraba de reir. Es una técnica muy efectiva que al menos a mí aún me funciona. Trata de bajar la intensidad de tu enojo a un nivel que sea más fácil de controlar.

Verás que cuando piensas las cosas con cabeza más fría, todo se ve diferente1. .

pensamiento positivo

ATRAE LO QUE DESEAS CON EL PODER DE TU MENTE

DESCUBRE EL PODER DEL PENSAMIENTO POSITIVO

7. Autocontrol

Somos seres pensantes que razonamos y estamos en la capacidad de controlar nuestras emociones e impulsos. Es fácil? No, para nada.

Tomar el control sobre tus reacciones necesita práctica hasta que logres dominarlo. Trata de analizarte un poco cuando estas enojado e ir aprendiendo de cada situación para conseguir el autocontrol.

Quiero explicarte con un ejemplo muy común. Si recibes una llamada de la compañía telefónica para recordarte un pago, pero resulta que has tenido un pésimo día y el servicio que te ofrece esa compañía no es el mejor; si optas por gritar a la persona del call center que está realizando la llamada, conseguirás solucionar tu problema? Volverás el tiempo atrás y tendrás un mejor día o mejorará el servicio? o sólo aumentarás tu enojo y harás sentir mal a otra persona que solo hace su trabajo? El resultado que obtienes en esta situación te ayuda en algo?

En situaciones como esta, pide que te llamen luego, o simplemente di gracias por el recordatorio. Aprender a manejar estas emociones es una vía para el autocontrol.

Pregúntate a ti mismo, si me enojo cambiaré la situación? De que sirve enojarse si ya el problema está. Es mejor enfocar esa energía en buscar la solución y resolver el problema, que desperdiciar tiempo enfadado que no te llevará a ningún lado.

Miedo vs Respeto

Hoy en día muchas personas sienten que son «respetadas» por sus hijos, compañeros de trabajo o amistades aunque tengan un carácter fuerte y se enojen con facilidad.

Te has preguntado si realmente es respeto? Muchas veces las personas toman una actitud sumisa ante una persona enojada, para evitar que descarguen su ira sobre ellos, los lastimen física o emocionalmente o porque tienen una autoestima baja.

No te des a conocer por tu mal carácter, ni siembres temor en las personas que te rodean. El miedo aleja a las personas de tu lado y tratarán de evitar estar cerca de tí porque saben cómo reaccionas ante ciertas situaciones.

Conclusión

Puede que controlar el enojo y la ira no sea algo que logres de la noche a la mañana; pero recuerda que la forma en que empieces tu día influye en gran medida cómo será el resto.

Si regalas una sonrisa a otra persona, es más probable que esa sonrisa te la devuelvan. No pierdad el tiempo enojándote por cosas que escapan de tu control, mejor invierte ese tiempo en disfrutar lo que realmente vale la pena.

Aprende a controlar tus reacciones ante ciertas emociones. Las palabras hirientes que puedes decir no las puedes retirar, una vez salen de tu boca ya han causado el daño. Permítete reconocer lo que estas sintiendo y piensa un poco antes de hablar, esto te va ahorrar muchos dolores de cabeza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *