Si tus niveles de energía empiezan a variar a lo largo del día, incluso puedes sentir que empiezas tu mañana sin fuerzas y sin ganas  hacer nada, esto se debe a los ladrones de energía.

Para definirlos en términos simples, los ladrones de energía son todas esass personas, conductas o factores que nos quitan fuerza, nos desaniman y no permiten que avancemos como quisieramos hacerlo.

Cada cosa con la que interactues y te baje los ánimos, te desmotive o te desenfoque, es un enemigo silencioso que te drena tu energía.

Lo peor de todo, es que en lugar de hacerlos a un lado, los mantenemos porque no tenemos conciencia de todo el mal que nos están causando.

Cómo puedes saber si te están robando la energía?

El cansancio injustificado

Esta puede resultar una causa muy evidente, pero puedes pasarla por alto. Estas durmiendo lo suficiente y aún asi sientes como si hubieses corrido una maratón y no logras explicar tu cansancio? No logras descansar porque no te desconectas, aun en tu subconciente están presente tus preocupaciones y problemas.

Antes de dormir, repasas en tu mente todo lo que tienes que hacer al dia siguiente o lo que te quedo pendiente e incluso te despiertas a mitad de la noche pensando en temas de trabajo o cosas por hacer.

El malhumor

Tienes un malhumor injustificado o aún peor, después de convivir o hablar con alguna persona puntualmente tu estado de ánimo cambia y te sientes de mal humor.

Te molesta el simple hecho de escuchar la voz de otros, la risa de un grupo de personas conversando o a todo le vez la parte negativa.

Baja autoestima

No te gusta nada de tí, criticas todo lo que haces, no das valor a lo que eres. Esto también se puede ver impulsado por estar cerca de personas tóxicas.

Te sientes menos que los demas y no crees que eres capaz de lograr lo que te propones.

Nunca olvides la fuerza que tienen tus pensamientos sobre tí.

Impotencia

Te convences que no puedes hacer algo y aunque sientes que lo intentas te ves limitado para lograr algo, entras en un estado de frustración porque no logras hacer o terminar lo que quieres.

Te convences a tal punto que NO PUEDES y en efecto no logras hacerlo; lo que quizás parece fácil para otros a tí te resulta muy complicado.

 

Conductas y factores que te roban energía y te limitan

A veces nosotros mismos damos paso a que los ladrones de energía actúen y no nos permitan alcanzar nuestras metas o nos frenan para poder seguir adelante.

Estas son algunas de esas conductas que debes revisar y mejorar, ya que pasan desapercibidas y tienen un gran impacto en tí:

  1. Confiarte de tu memoria. Cuántas veces has hecho listas de tareas en tu mente e incluso te repites una y otra vez que no debes olvidar algo imporante y gastas mucha energía tratando de recodar. La sencilla solución es anotar o colocarte recordatorios de todas esas actividades que requieren de tu atención y son importantes. Verás que el desgaste es mucho menos al no tener que estar esforzándote en recodar o lamentarte por haber olvidado algo.
  2. Ser perfeccionista: Por general siempre somos nuestra peor crítica y nos gusta lograr un nivel de perfección en lo que hacemos, lo que no está del todo mal. A todos nos gustan las cosas bien hechas, pero exigirnos y presionarnos demasiado puede ser desgastante; ya que nunca vas a estar conforme y siempre quieres que sea mejor.
  3. Personas negativas: Son aquellas que después que hablarles te borran la sonrisa de la cara. Gente que les gusta quejarse, criticar, que en todos lados ven problemas o que buscan culpables en lugar de soluciones y son pesimistas. Te sientes drenado después de hablar con esta gente que es tóxica, contaminan todo lo que tocan. Son los ladrones de energía más peligrosos, ya que mucha gente no es capaz de hacerlos a un lado, pueden ser incluso miembros de tu familia.
  4. Improvisar. Si no tienes un plan y defines prioridades te va a tocar improvisar o como decimos en mi país ser «apaga fuego». Tratar de resolver a último minuto una situación es desgastante cuando de ser planificada pudo ser algo sencillo. Tus niveles de estres aumentan y terminas cansado en este proceso.
  5. Ser desordenado: No saber donde buscar o tener exceso de cosas mal ubicadas, puede hacer que pierdas el control de lo que ya habias logrado planificar y también pierdes tiempo. Eso que dice la gente que ellos saben donde están las cosas en su desorden es una gran mentira.
  6. No saber decir NO: Es desgastante decirle si a todos, no tienes un momento de tranquilidad y es agotador. Aunque tengamos la buena intención de querer ayudar a otros, hay que saber poner límites. Ayúdate tú primero para poder hacer algo por los demás y acepta tus limitaciones.
  7. Abuso y mal uso de la tecnología: Pasar horas en el celular o algún dispositivo eléctronico puede hacernos perder valioso tiempo que se puede invertir en actividades de mayor provecho. Si te cuesta desconectarte, ponte límites. Ahora la mayoria de estos dispositivos tienen alternativas para avisarte que has excedido el tiempo de uso continuo adecuado. Las redes sociales pueden ser unos de los ladrones de tiempo mas comunes y a menos que sean una fuente de ingresos para tí o trabajes administrando redes, es poco el beneficio que consigues.
  8. Ser sedentarios: El sedentarismo te hace sentir peresozo, sin fuerzas, sin ganas ni energía. Trata de manternte en movimiento e incorporar alguna actividad que te mantenga activo en tus rutinas diarias.
  9. Tomarse a pecho problemas que no son tuyos: Debemos aprender a manejar las cosas que no podemos controlar, muchas veces tomamos a pecho preocupaciones o problemas en los cuales no podemos tomar acción u ofrecer una solución.
  10. No hacer lo que nos gusta: Cuando disfrutamos de alguna actividad : bailar, pintar, hacer ejercicios nos llenamos de energía nos sentimos felíces e incluso relajados, pero cuando lo vamos posponiendo por dar paso a otras prioridades, estamos echando de lado una fuente de energía y perdemos entusiamos y motivación. Toma un espacio para tí, recarga tus baterías y date un respiro.

ATRAE LO QUE DESEAS CON EL PODER DE TU MENTE

DESCUBRE EL PODER DEL PENSAMIENTO POSITIVO

10 Claves del Dalai Lama para combatir a los ladrones de energía

El Dalai Lama nos regaló algunas claves y definiciones de lo que son lo mas comunes ladrones de energía y cómo vencerlos.

Este es un breve resumen de ellas, y son altamente efectivas, personalmente las recomiendo.

1. Aléjate de las personas que no te ayudan 

Si estas rodeado de personas que sólo se acercan a ti para quejarse, compartir problemas, dar malas noticias o criticar; tienes una fuente negativa de energía a tu alrededor. Por más que quieras ayudar o entender a estas personas lo único que logras es contagiar tu espíritu de esas malas emociones. Rodéate de personas que te brinden alegría, que compartan buenas noticias o siempre tengan buena actitud. Aléjate de personas tóxicas y acércate a aquellos que te impulsen a ser mejor persona.

2. Paga tus cuentas a tiempo.

El saber que tus cuentas están al día y que no estás en riesgo de perder algún bien o servicio, te proporciona tranquilidad. Es importante que también cobres lo que otros te deben. Tener unas finanzas saludables te resta preocupaciones.

3. Cumple tus promesas

Si te comprometes con algo o con alguien, debes cumplirlo; sobre todo si es una promesa o propuesta que te has hecho a tí. Si sientes que no estás en capacidad de cumplirla, revisa porqué no lo estás haciendo y evalua si hay oportunidad de renegociar, ofrecer otra alternativa o pedir disculpas. La solución más sencilla de evitar romper una promesa o no cumplir con algo que realmente no quieres hacer es diciendo que NO desde el principio.

4. Aprende a delegar

No te sientas un superheroe tratando de hacerlo todo sólo, siempre que sea posible apóyate en tu equipo de trabajo, amigos, familia y delega esas tareas que alguien más pueda ayudarte a completar y tendrás mejores resultados.

No creas que pedir ayuda o delegar es una señal de debilidad, por el contrario es una sabia decisión reconocer cuando no puedes tu solo con algo.

5. Descansa 

Hay que hacer pausas y tomar un respiro. Puedes recargar energia, recuperar fuerzas e incluso después de hacer esas pausas tan necesarias visualizas las cosas desde otra perspectiva. El exceso de trabajo puede perjudicar tu salud e incluso tu productividad.

Descansar es imperativo, por cansancio puedes cometer errores con más facilidad y causarte retrabajos.

6. Organiza

El desorden te absorve energía. Si estas rodeado de cosas fuera de su lugar, acumuladas o inncesarias te desconcentras. Cuando todo esta en lugar sientes más amplitud y tranquilidad.

7. Cuida de tu salud

Si no cuidamos nuestra salud, voluntariamente estamos agregando un problema más a nuestro día a día. Come sano, descansa y haz ejercicios.

No dejes de hacerte revisiones periódicas aunque te sientas bien.

8. Enfrentar situaciones difíciles 

Tomas las acciones que sean necesarias en el momento y dá la cara. Huir de tus problemas o de situaciones difíciles solo prolongan tus preocupaciones. A veces entre más tiempo pasa, más se complican las cosas o se empeoran los problemas.

9. Acepta 

Mas que nada se refiere a resistirse a situaciones que no podemos cambiar, no es lo mismo que resignarse. Si algo no está funcionando como esperabas es hora de aceptarlo, tomar acción y hacer un cambio.

10. Perdona

Deja atrás el pasado, todo eso que te causa dolor o te produce molestias, estres, intranquilidad hay que dejarlo ir. Cuando perdonamos nos sentimos más liberados. Perdona de corazón y tendrás menos preocupaciones, no te desgastes con el pasado que no puedes cambiar.   

 

Qué hacer si no tienes ganas de hacer nada

Es muy posible que en algún momento de nuestras vidas nos sentimos sin ganas de hacer las cosas, y hay varias razones

  • Falta de motivación: Si no tienes un propósito que te impulse a conseguir algo, la desmotivación te hará sentir asi.
  •  Soledad o aislamiento: cuando voluntariamente nos excluimos de actividades, relaciones o convivencias con otros; perdemos la inteacción y nos lleva a sentirnos en una isla; es posible que te de igual hacer o no las cosas.
  • Sentirse sin rumbo: Te has sentido alguna vez que no sabes hacia donde vas o qué camino seguir? pueden ser situaciones pasajeras y si no tomas acción se convierten en algo permanente. Traza un plan y no te la pases improvisando.
 

Cómo recuperamos la motivación y cambiamos?

  • Relaciónate con otras personas y atrévete a ampliar tu circulo de amistades, nunca es demasiado tarde para conocer a otras personas
  •  Llénate de energía practicando hábitos saludables que mejoren tu calida de vida
  •  Divide las grandes tareas en pequeñas tareas; a veces es más fácil dar pequeños pasos, conseguir logros que te inspiren y motiven y luego seguir adelante con las tareas que siguen
  • Hazte promesas y adquiere compromisos: no te falles a tí mismo y no rompas las promesas o propósitos que te planteas.
  • Haz lo contrario que diga tu cuerpo: Si sólo quieres dormir busca una actividad que te mantenga despierto (de preferencia que sea productiva) si quieres estar solo, busca compañía, habla con alguien por telefóno o mensaje de texto. La idea es no darle largas a ese sentimiento de cansancio, abandono y desmotivación.
  • Practica afirmaciones positivas o lee mensajes motivadores: Hay muchas formas de leer frases y mensajes de inspiración y motivación. Empezar tus mañana o cerrar el día con afirmaciones positivas es otra manera de cambiar tu mentalidad y sentirte más animado.
 
 

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *